Visita a la exposición “Un legado de conocimiento. 180 años del Instituto Alfonso X El Sabio”

Los alumnos de 3º ESO “C” visitaron la exposición “Un legado de conocimiento. 180 años del Instituto Alfonso X El Sabio”, en el Archivo General de Murcia, en la Avenida de los Pinos. A pie y a buen ritmo marcado por sus profesores Juan Enrique Bernal y José Luís Yepes. Cero emisiones.

Los alumnos mostraron curiosidad ante tal viaje en el tiempo. Al ver el gigantesco mural de la sala con doscientas fotos de alumnos de los primeros años de la postguerra, algunos, asombrados, otros se partían de risa. “Son las fotos de sus expedientes. Entonces la fotografía era muy cara, no como vosotros que lleváis miles en vuestros móviles, y por eso este niño recicló la de su Primera Comunión…”, comentaba José Luís Yepes, su antiguo profesor de valores. Pudimos hacernos fotos sentados en pupitres antiguos con el fondo de un aula grande del Alfonso X de aquellos años. Sin proyector, solo una bombilla y la pizarra negra, varios mapas a una orilla y la percha donde el señor profesor colgaba su sombrero. Aulas para cien alumnos de Bachillerato que escuchaban con atónito silencio. Todos posaron como magníficos alumnos, con gesto sobrio y a la vez con humor. Tocábamos sobre el pupitre el tintero y no conseguíamos imaginar una enseñanza sin fotocopias ni powerpoint.

El recorrido por la exposición comenzó delante de una foto panorámica de 1870 de la ciudad de Murcia, en los orígenes mismos de la fotografía. Era la línea del cielo que veían los primeros fotógrafos franceses desde el Barrio de El Carmen asomados al Río Segura. Allá el puente viejo y las termas árabes desaparecidas por el ensanche de la Gran Vía. El Ayuntamiento, la elegante torre de la Catedral, el Palacio Episcopal y el Seminario San Fulgencio, al lado estuvo nuestra primera sede como Instituto de Enseñanza Secundaria en 1837, en toda esa cornisa barroca orientada al sur.

La exposición se dividía en Alumnos, Profesores, Fundación de la Universidad, Asignaturas, Actividades Extraescolares, Proyección Social y Científica. En Alumnos todos vimos el expediente personal de Doña Victoria Arnáez Pérez, la primera mujer en obtener el título de bachiller en Murcia. Su familia vivió en Filipinas varios años. Junto a ella los exámenes de ingreso del premio Nobel de Literatura Don José Echegaray y del padre de la aeronáutica española e inventor del helicóptero (autogiro) Don Juan De la Cierva, entre otros alumnos ilustres del entonces Instituto Provincial Alfonso X. Entre las fotos de claustros de profesores antiguos vimos la de 1922, con su Catedrático de Agricultura como Director en el centro, Don Pedro Bernal, bisabuelo de mi amigo Juan Enrique Bernal, historia viva. Agricultura era una ciencia que permitía seguir estudios universitarios, distinta de la de Biología. Al lado el mítico retrato de familia del año 1946, con la legendaria profesora de Francés Doña Herminia, o el profesor de Música Padre Azorín, director de una gran escolanía que aún recuerdan y tararean los visitantes más mayores de la ciudad. Después el claustro que dirigió Don Rafael Verdú que inició el proyecto de edificación de nueva planta y traslado a nuestra sede actual en la Avenida Juan de Borbón, porque aquellas dependencias en el Palacio Episcopal amenazaban ruina y era un asco antihigiénico. Y al lado el claustro de 2011 sobre el que se abalanzaron todos porque reconocían a la mayoría de sus profesores, todos entre risas se dijeron sus nombres, su especialidad, e incluso la manera de vestir, en contraste con el traje, corbata y bombín del pasado. Por supuesto tuvimos un recuerdo para Don Rafael Marín Hernández, Director que falleció en enero del presente curso. Varios alumnos preguntaron por la foto de la comida en el Casino de Baquero Almansa y los documentos de fundación de la Universidad en 1915. Otros vieron una antigua sabanilla con horarios de profesores, de cuando no existían ordenadores. Varios alumnos encontraron apellidos familiares entre el profesorado. Muchos me preguntaron por ese mapa de España que no era el de las Autonomías: ¿Murcia y Albacete?

En otra vitrina vimos libros de texto del siglo XIX, como los de Cánovas Cobeño o los que conservó y donó el Director José Santiago Orts. Entre ellos las preguntas obligatorias de examen de Lógica, de Ética y de Filosofía. El cronograma con las fechas clave de nuestros 180 años de historia que fue leído por los alumnos según sus intereses, por ejemplo, la creación del Jardín Botánico, o la innovación del bachillerato radiofónico o a distancia.

Por fin, entre viajes, miraron admirados uno de los más repetidos en los años 50, en tren al Palmeral de Elche, el Huerto del Cura. Preguntaron por qué todos los alumnos vestían con traje y corbata. También llamó la atención el peinado de las chicas en otro viaje a Sierra Espuña. Los más entendidos en música pudieron leer la partitura del himno del Alfonso X, y cómo no la magnífica factura y colorido de la revista Brisas Alfonsinas. La vitrina que cedió temporalmente el Musax mostraba un ejemplo único, como es la especie extinta de Lobo Deitanus, subespecie de Murcia hasta el siglo XIX. También la ovejita siamesa.

Todos preguntaron mucho y hablaron más, hasta conseguir reunirlos en las magníficas fotos que nos hizo mi amigo el investigador Iniesta. Nos guió a la cafetería, vimos la Sala de Lectura. Tan agotador resultó que muchos necesitaron su bocadillo. Lo peor ahora era volver a pie y consiguieron volver a nuestro barrio, en un viernes soleado y caluroso, para su última clase de Matemáticas.

Atentamente,

José Luís Yepes Hita. Profesor de Filosofía.
Comisario de la Exposición “Un legado de conocimiento. 180 años del Instituto Alfonso X El Sabio”.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento para la utilización de estas y acepta nuestra política de cookies. Pulse aquí para saber más.

ACEPTAR
Aviso de cookies